Vuelve a tu respiración

@Thinkingmindspace

Aunque tengas un mal día,
nunca te olvides de volver a tu respiración
para encontrar la calma. =)

  • El estrés modifica la respiración, haciéndola acelerada y superficial pero si le prestas atención y la modificas, tu respiración pude aliviar el estrés.
  • Si prestas atención a cómo tu cuerpo respira te conviertes en testigo de tu persona: de cómo te sientes en el momento presente, tus sensaciones físicas y tus estados emocionales. Por esta razón, la respiración es considerada como un punte entre tu cuerpo y mente.

 

Anuncios

Taller de Respiración e Higiene Postural

taller1
(c) Pixabay

Grupos de salud para mujeres

La Federación de Mujeres Progresistas imparte todos los martes Talleres de Salud para mujeres inmigrantes y españolas de forma gratuita. Todas las actividades que se realizan en este espacio favorecen el bienestar de las mujeres a través del trabajo de la autoestima, las relaciones interpersonales, el aprendizaje y herramientas de auto cuidado. Es un espacio de encuentro en el que el grupo comparte individualmente sus experiencias y aprendizaje, permitiendo la creación de redes sociales y apoyo psico-social.

El martes 21 de febrero del 2017 participo en estos Talleres de Salud impartiendo: “Mujeres relajadas, mujeres felices. Respiración e higiene postural.”
 
El taller es una oportunidad para aprender relajarnos utilizando respiración y consciencia corporal.
 
Las preocupaciones y el estrés del día a día nos mantienen en un estado acelerado que nos saca de nuestro estado natural de calma. Vivimos de forma permanente en este desequilibrio que nos resulta difícil volver a la tranquilidad e incluso reconocerla.
 
Conocer nuestra propia respiración es una herramienta fundamental para entrar en un estado profundo de relajación y autoconocimiento. Por medio de la respiración conectamos con los diferentes estados físicos, emociones y estados de ánimo que nos dan información para saber cómo actuar en cada momento. Esto se traduce un una mejor calidad de vida, ya que previene problemas de salud.
 
Gracias a nuestro estilo de vida moderna, además de vivir en un constante estado de estrés, vivimos de forma totalmente sedentaria, ambos aspectos merman nuestra salud física y afectan gravemente a nuestra columna vertebral. Por esta razón, es muy importante crear consciencia sobre la higiene postural: la forma correcta para colocarnos cuando nos encontramos de pie,al caminar, al sentarnos y al flexionar la espalda. Todo esto con el objetivo proteger y prevenir lesiones para preservar la salud de nuestra columna.
 
El evento está abierto a todo el público femenino de 10 a.m. a 12:00 p.m en la sede de Moratines 22, 1a. de la FMP en Madrid. (Metro Embajadores).
Entrada gratuita hasta completar aforo. Informes: 915178827
 
¡Las esperamos!

16422594_10158223293805512_687662028174450797_o

 

 

Balasana, la postura del niño

balasana
(c) Stylecraze.com

Una de las posturas básicas de Yoga para relajar el cuerpo y  la mente es balasana, conocida también como la postura de el ” niño” o “embrión”.  Balasana viene del sánscrito: bala (niño) y asana (postura), de allí su nombre.

La colocación del cuerpo en esta asana nos hace recordar la posición que teníamos cuando estábamos en el útero de nuestra madre, flexionados sobre nuestros muslitos. Incluso, también nos hace recordar cuando éramos recién nacidos, cuando nos colocábamos boca abajo para descansar.

Balasana es una postura con propiedades restaurativas y calmantes que nos permite estirar las caderas, los muslos y las rodillas. Al llevar la frente al suelo, alargamos el cuello e invita a que los músculos de la espalda se relajen, creando espacio en la zona lumbar. Además, estirar los brazos nos ayuda a relajar los hombros y liberar las tensiones de nuestras extremidades superiores.

Para realizar la portura:

  1. Siéntate sobre los talones y separa la rodillas. También puedes entrar desde cuatro patas llevando el culete hacia atrás.
  2. Inspira, y con la espiración, lleva tu torso entre los muslos, colocando suavemente tu frente en el suelo. Permite que tu cuello se alargue y los músculos de la espalda se relajen. Nota el agradable espacio que se crea en la zona lumbar.
  3. Estira tus brazos hacia el frente con las palmas de las manos hacia abajo, los dedos deben mirar también hacia enfrente. Siente como se relajan tus hombros.
  4. Inspira profundamente y nota como tu respiración se dirige hacia la parte posterior de tu espalda.

Puedes realizar esta asana para obtener una óptima relajación entre posturas. Treinta segundos son suficientes para aportar calma y serenidad a tu organismo, aunque puedes realizarla el tiempo que consideres necesario; de hecho, la postura te invita a quedarte un largo tiempo disfrutando de tu respiración.

Si lo deseas, puedes cambiar la posición de los brazos estirándolos hacia atrás, colocando las palmas de las manos hacia arriba, con los dedos mirando en esa misma dirección.

Precauciones:

  • Si tienes algún problema cervical, puedes colocar un cojín bajo tu frente para dar altura o hacer un puño con tus dos manos, uno encima de otro, y colocarlos bajo tu frente.
  • Cuando existen lesiones de rodilla y realizar la postura causa dolor en esta zona, te recomiendo hacer ananda balasana, postura del “niño feliz” o ” niño boca arriba”.
  • Esta postura no es muy beneficiosa cuando tienes problemas estomacales, como diarrea, ya que colocación del cuerpo favorece el tránsito intestinal. Será mejor que la evites hasta que te encuentres mejor.
  • Por último, si tienes hipertensión, tener la frente tanto tiempo en el suelo puede darte dolor de cabeza. Para esto, te recomendaría, si empiezas a sentir molestia: subir la cabeza con la mirada al frente y recargarte sobre los antebrazos, manteniendo los codos en línea con los hombros, con las palmas de las manos apoyadas firmemente en el suelo y con los deditos mirando hacia el frente (Como los brazos de las esfinges).

En caso de sufrir lesiones o problemas graves de salud, quiero hacer hincapié en que consultes a tu médico si tienes alguna duda para realizar ésta u otras posturas. Seguro que él puede guiarte. Cuando tengas la información de tu médico, explícasela a tu profesor de Yoga para que adapte la postura de acuerdo a tus necesidades.

¡Que disfrutes de tu relajación!

 

Estrés y Relajación

work-management-907669_640
(c) Pixabay

Estrés, ¿el enemigo?

La vida moderna nos hace vivir un ritmo muy acelerado.  Cumplimos horarios, hacemos horas extra en la oficina, nos exigimos demasiado en el gimnasio, cuidamos a los hijos, atendemos a los amigos… Sea la causa que sea, nos exigimos demasiado en muchos ámbitos de nuestra vida y no nos relajamos.

Vivimos de forma permanente en un estado de desequilibrio hasta llegar al punto que lo vivimos como una situación normal.  Las preocupaciones y el estrés se han instalado en nuestro día a día de forma inconsciente sin darnos cuenta que esto afecta gravemente nuestra salud y hemos llegado al punto que nos resulta difícil volver a la tranquilidad e, incluso, reconocerla.

Pero el estrés en su forma más pura no es algo malo; es una respuesta del sistema nervioso ante una situación que se percibe como amenaza -conocido como mecanismo de lucha o huída- ya que sirve para defendernos, tal y como lo hacíamos antiguamente en la prehistoria.

Un poco de estrés es sano para ayudarnos a activarnos y a salir adelante ante situaciones difíciles. Pero, ¿qué pasa cuando vivimos en un estado permanente de estrés? Según la psicología, las personas que no pueden volver a un estado de calma durante un periodo de tiempo prolongado presentan un cuadro crónico de estrés y dentro de los síntomas que estas personas pueden padecer son: la falta de sueño, dificultades para realizar eficazmente su trabajo debido a la pérdida de la concentración, dolores musculares, dolores de cabeza, mareos, sensación de pérdida de control y baja autoestima.

La disminución de la tensión física y mental mejoran la salud y calidad de vida. 

girl-1245773_640(c) Pixabay

Cuando nos relajamos ocurren muchos efectos beneficiosos en nuestro organismo, entre ellos: disminución de presión sanguínea, menor vulnerabilidad a las enfermedades, disminución de dolores de cabeza, reducción del insomnio, aumento de la concentración, mayor vitalidad y energía, alegría.. etc. Todo esto ayuda a prevenir problemas de salud, lo cual se traduce un una mejor calidad de vida. Un cuerpo relajado ayuda relajar la mente y una mente relajada ayuda a relajar el cuerpo.

Conocer nuestra propia respiración es una herramienta fundamental para entrar en un estado profundo de relajación y autoconocimiento.

Un buen aporte de oxígeno a nuestros órganos ayuda disminuir la tensión física y mental.  Existen diferentes tipos de respiración y técnicas que nos ayudan a cumplir este objetivo. Entre ellas, la respiración abdominal y la respiración completa son excelentes herramientas para llegar a ese estado de relajación. Además, por medio de la respiración conectamos con diferentes estados físicos, emociones que nos dan información para saber como actuar en cada momento. Por esta razón podría decirse que la  relajación es una especie de autoconocimiento.

Además de la respiración existen infinidad de técnicas que nos ayudan a relajarnos. En la actualidad, se utilizan cada vez más este tipo de técnicas no sólo en clases de Yoga sino también en el ámbito profesional como en el sector sanitario, empresarial y académico. Estos métodos son empleados como medida preventiva a enfermedades, como herramienta terapéutica, o simplemente como disfrute, una forma de alivio a las tensiones diarias. Te comentaré algunas  de estas técnicas en el próximo post.

¡Gracias por leer! =)