Respiración II

 Los tres tipos de respiración.

windpipe-149762_1280

(c)Pixabay

En el post anterior sobre la respiración te mencioné que existen tres tipos de respiración básicos que se clasifican de acuerdo a la zona donde llega el aire: clavicular, intercostal y abdominal. A continuación voy a explicarte con un poco más de detalle algunas de sus características:

La respiración clavicular ocurre cuando inhalas y el aire se queda en la zona más alta de la caja torácica, no baja hasta el abdomen.  Se le denomina de esta manera porque en la inspiración parece que las clavículas se levantan. Si llevas tu barbilla hacia abajo lo podrás notarla mejor, puedes sentir como un chillido en tu garganta cuando pasa el aire.

La respiración media o intercostal ocurre en la zona de las costillas, entre la clavícula y el abdomen, y en ésta el oxígeno tampoco baja hasta el abdomen, se queda en la zona del pecho. 

En ambas respiraciones el diafragma no realiza todo su trabajo correctamente; son superficiales y no aportan suficiente oxígeno a los órganos de tu cuerpo.  ¿Sabías, por ejemplo, que las bacterias y virus normalmente proliferan en la zona alta de la caja torásica porque no llega suficiente oxígeno a esa zona?

¿Recuerdas alguna situación en la que hayas sentido mucho estrés, tensión o ansiedad? ¿Recuerdas si te faltaba el aire o incluso llegaste a sentir algún mareo? ¿Tu respiración era lenta o acelerada? ¿Identificas si el aire sólo llegaba a la parte alta o media de tu caja torácica? La respiración media y alta suelen ocurrir en momentos de tensión, estrés y ansiedad.

Por último, tenemos la respiración abdominal  o profunda en la que el aire llega hasta la zona baja de la caja torácica, para ser exactos a la altura del abdomen,  y el diafragma da un masaje a los órganos internos. Ésta ayuda a relajarte de una forma muy profunda -de allí su nombre-, hinchando el abdomen cuando inspiras, y soltándolo cuando espiras (de la misma manera como lo hacen los bebés). Tal y como te lo expliqué en el post anterior sobre la respiración.

Respiración completa 

Cuando se combinan estos tres tipos de respiración (alta, media y baja), se dice que realizamos una respiración completa, esto es porque ponemos en funcionamiento todas las zonas respiratorias.  Al entrar a nuestro cuerpo, el aire pasa por el abdomen, después por la zona media y finalmente por la zona alta o clavicular. Al ser expulsado, el aire pasa de la zona alta a la zona media y de la zona media hasta abdomen. En Yoga utilizamos este tipo de respiración para relajarnos, oxigenar y limpiar nuestros órganos.

tipos-de-respiracionTipos de respiración (C) Escuela de Respiración Consciente

Inspira por la nariz y deja que el aire llegue hasta el abdomen, permitiendo que se hinche sin forzarlo; después  lleva el aire a la zona de las costillas y finalmente, llévalo hasta la zona alta de la caja torácica. Comprueba cómo se ensancha la zona del pecho y siente cómo se llenan tus pulmones de oxígeno. Ahora expulsa todo el aire con una espiración; nota cómo baja de la zona alta de la caja torácica a la zona media y cómo vuelve al abdomen. ¿Cómo te sientes después de hacer esta respiración? ¿Te tranquiliza o te acelera?

IMPORTANTE: Ten presente inspirar y espirar por nariz en todo momento. En Yoga procuramos utilizar la respiración nasal cuando realizamos nuestras posturas y durante la relajación final para economizar energía y relajar. También la utilizamos en ejercicios de respiración controlada, salvo en algunos ejercicios más específicos y avanzados, donde incluimos respiración por la boca.

Anuncios

Respirar, regresar a lo básico

El aliento es vida.

Respirar es un proceso natural que te permite enviar oxígeno a todos tus órganos y mantenerte con vida. El ser humano puede vivir varios días sin comer ni beber líquidos pero sería imposible sobrevivir sin oxígeno. Respirar es indispensable para vivir.

Si prestas atención a cómo tu cuerpo respira te conviertes en testigo de tu persona: de cómo te sientes en el momento presente, tus sensaciones físicas y tus estados emocionales. Por esta razón, la respiración es considerada como un punte entre tu cuerpo y tu consciencia.

respiracion

Foto: @YogaInspiration

¿Cómo respiramos?

Cuando inspiras, el oxígeno entra por la nariz y recorre la laringe y la faringe hasta que llega a los pulmones, quienes se encargan de oxigenar a todos los órganos del cuerpo y de expulsar las toxinas acumuladas en forma de dióxido de carbono por medio de la espiración.

Dentro de tu caja torácica, tienes un músculo llamado diafragma, se encuentra justo entre tus vísceras y tus pulmones. Este es un músculo muy importante durante el proceso respiratorio; se contrae cuando inspiras aire y baja empujando y masajeando los órganos que se encuentran detrás del abdomen, permitiendo que los pulmones se llenen de aire y ocupen más espacio. Cuando espiras, este músculo se relaja y sube, dando un masaje al corazón y dando una sensación de relajación instantánea. Esto ocurre porque liberas las toxinas de cuerpo y además porque el sistema para-simpático, encargado de la relajación muscular, se activa. Puedes observar cómo los músculos de tu cuerpo se aflojan y se libera de toda tensión. Además, los pulmones se vacían y los órganos viscerales vuelven a su sitio.

Existen tres tipos básicos de respiración: clavicular (superficial), intercostal (media) y abdominal o diafragmática (profunda). En este post voy profundizar en la respiración abdominal no forzada, que es un básico para la relajación.

¿Cómo respirar correctamente?

La sorpresa es que para respirar correctamente no tienes que hacer nada. Respirar es un proceso automático que hacemos desde que nacemos, al cual no prestamos atención por nuestras múltiples ocupaciones y preocupaciones.

Si quieres mejorar tu salud y bienestar es sumamente importante prestar atención a tu respiración para reconocer cómo es tu respiración natural, para que cuando te encuentres en un momento de estrés, intentes volver a ella. Esto te ayudará a bajar tu ritmo cardiaco .

Para reconocer esta respiración colócate boca-arriba en una posición cómoda y pon tu mano derecha sobre el abdomen; inspira y espira sin forzar la respiración. ¿Notas como se hincha tu barriga y sube tu mano al inspirar y como baja tu mano y la barriga vuelve a su sitio al espirar? Si inspiras y espiras correctamente, sin forzar, lograrás relajarte de forma natural.

¿Alguna vez has visto a un bebé dormido respirar? Se les nota mucho cómo se les mueve la barriguita cuando respiran; se hincha cuando entra el aire y se deshincha de forma automática al expulsarlo. El nombre de este tipo de respiración es conocido como respiración diafragmática o abdominal no forzada. Así debería ser tu respiración natural.

bebe

Durante un día muy estrenaste observa cómo es tu respiración. Seguramente notarás que tu respiración es rápida y superficial; que se queda en la parte superior de tu caja torácica; puede que el aire sólo entre por la boca; probablemente no estés utilizando el diafragma por lo que notarás que tu abdomen se contrae en vez de relajarse cuando inhalas; sentirás tus hombres tensos. Respirando de esta manera aportas muy poco oxígeno al organismo y sólo utilizas la parte superior de los pulmones, lo que se traduce en falta de vitalidad y un debilitamiento de tu sistema inmunológico. Cuando te ocurra esto, vuelve a tu respiración natural, concéntrate en tu barriguita de nuevo. Inhala y deja que se hinche el abdomen, exhala y deja que vuelva a su lugar. Así de sencillo.

Otro tipo de respiración que te ayudará a relajarte es la respiración completa.  Este tipo de respiración utilizamos el abdomen y la zona intercostal y clavicular. Es una respiración muy reparadora que llena de oxígeno tus pulmones. Te explico a más detalle sobre esta información en este post: Respiración II.

¡Disfruta de tu respiración natural y tenla presente en el día a día!

Gracias por leer =)