Importancia de los pies en tu práctica

 

¿Sabías que nuestros pies además de estar formados de nervios, músculos y ligamentos, cuentan con 26 pequeños huesos, que nos permiten mantenernos en movimiento, andar, amortiguar y mantener el equilibrio de nuestro cuerpo erguido?

Son una perfecta obra de arte.

Andar, no sólo implica poner un pie y después otro en el suelo, su movimiento repercute en nuestras rodillas, caderas, columna y cabeza, así que cualquier desequilibrio que se genere en ellos repercute en todas estas partes del cuerpo. Por esta razón es muy importante crear consciencia de nuestra pisada tanto en nuestro día a día como en nuestra práctica de Yoga.

Enraizando los pies en Yoga

Tal y como se construye un edificio desde los cimientos, en Yoga construimos nuestras asanas desde su base, y en este sentido los pies son los protagonistas. Cuando somos conscientes de su función nuestras posturas adquieren mayor estabilidad y fuerza.

En clase escuchamos en repetidas ocasiones la frase “activa tus pies” o “enraiza tus pies”, esta instrucción nos ayuda a llevar la consciencia a éstos para que mantengamos nuestra pisada estable, equilibrando el peso de nuestro cuerpo tanto en las almohadillas como en los talones, manteniendo los dedos de los pies bien estirados y en contacto con el suelo. Es como si los pies se sujetasen a la tierra tan firmemente que comenzara a salirles raíces, y junto con el centro de los talones encontraran camino para anclarnos y darnos estabilidad.

Consciencia en los pies y su efecto en todo el cuerpo por ejemplo en Tadasana

La postura más sencilla donde podemos experimentar mayor consciencia de este enraizamiento es Tadasana, (la montaña) ya que estando de pie con nuestro cuerpo erguido podemos cerrar los ojos y sentir como se va activando en efecto dominó una alineación casi perfecta.

Desde la actividad de los pies podemos sentir como los músculos en nuestras piernas toman cierto tono que nos permite alinear de forma armoniosa nuestras rodillas y caderas. Una vez colocado el tren inferior de nuestro cuerpo, la base de la columna se estabiliza y va creando espacio para que cada una de sus vértebras encuentren su sitio siguiendo sus curvas naturales hasta llegar a la coronilla. En cuestión de segundos estamos perfectamente alineados. ¿Parece magia no?

Esta sensación la podemos trasladar a todas las posturas de Yoga, pero donde sin duda disfrutaremos de sus beneficios en las posturas de equilibrio como Vrkasana, (el árbol) donde únicamente es uno de nuestros pies el que nos sujeta.

Cuida tus pies en el día a día

Para dar un cuidado completo a nuestros pies de forma consciente es importante pensar en ellos no solamente durante nuestra práctica sino también en nuestro día a día. Aquí tienes algunos consejos para mimarlos:

  • Evita utilizar tacones en lo absoluto. 
    El uso de tacones es perjudicial para la columna debido al gran desequilibrio del peso de nuestro cuerpo sobre las almohadillas, puede traernos dolor en rodillas y caderas, además de hiperlordosis. Si tu trabajo no te lo permite intenta no utilizarlos durante tiempo prolongado.
  • Observa la colocación de tus pies cuando estás sentado.
    Pasamos muchas horas sentados y no somos conscientes de que la postura repercute en nuestro cuerpo. Si colocamos el pie de frente alienando los tobillos con las rodillas tendremos una mejor base para mantener la columna erguida.
  • Camina descalzo.
    Movilizar los pies sin calzado ayuda a que la piel respire, los músculos de los pies se relajen y ganen el espacio que pierden con su uso prolongado.
  • Masajea tus pies con regularidad.
    Puedes colocar una pelota de tenis debajo de tu arco y con movimientos circulares comenzar a ir hacia las almohadillas de los pies, la cara interna y externa y los talones. Si notas alguna zona rígida quédate un 30 segundos empujando la pelota para suavizar el nudo.
  • Practica Yoga.
    Las posturas de Yoga nos ayudan a crear consciencia en nuestra pisada para abrir espacios, prestando atención a una alineación correcta y una práctica segura.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Yoga Center Madrid.

 

 

Anuncios

¿Qué puedo hacer para llevar una vida equilibrada?

beach-1867844_640
(c) Pixabay

Escuchamos mucho sobre bienestar y equilibrio pero, ¿a qué se refieren con equilibrio?
Una vida equilibrada es aquella que nos ayuda a mantener nuestra salud en buena forma cuidando diferentes aspectos de los que estamos conformados.

Tenemos un cuerpo físico; lo más recomendable es alimentarlo con comida sana, oxigenarlo y fortalecerlo con ejercicio, proporcionarle descanso suficiente. También tenemos una mente; ésta necesita ser entrenada para escoger pensamientos positivos y descansar. Tenemos emociones; éstas merecen ser atendidas para gestionarlas de la mejor manera, para mantenernos conectados con nosotros mismos y con los demás.

Quiero compartir contigo datos interesantes y prácticos sobre estos principios básicos para llevar una vida equilibrada. Los encontré en “El nuevo libro del Yoga”, un libro muy básico y recomendable para quienes comienzan con ésta práctica.

Cuando el Yoga fue traído a occidente, la ancestral filosofía fue sintetizada en 5 principios básicos para que la gente de occidente pudiese adecuarlos al estilo de vida moderno y encontrar equilibrio, y,  por consecuencia, una vida larga y saludable.

1.La relajación adecuada libera la tensión de los músculos y aporta al organismo una sensación de reposo tan reparadora como una noche de sueño profundo. La relajación repercute en todas las actividades y te enseña a conservar la energía y a desprenderte de preocupaciones y temores.

2.El ejercicio adecuado lo proporcionan las posturas yóguicas o asanas, que actúan sistemáticamente en todas las partes del cuerpo, estirando y tonificando los músculos y ligamentos, manteniendo las articulaciones flexibles, la columna y las articulaciones, y mejorando la circulación. (puede ser también cualquier otra práctica física que disfrutes)

3.La respiración adecuada es una respiración plena y rítimica, en la cual, para incrementar el aporte de oxígeno, se usa la totalidad de los pulmones. Los ejercicios de respiración yóguica, o pranayamas, enseñan a recargar el cuerpo y a controlar el estado mental, regulando la circulación del prana, es decir, la fuerza vital.

4.La dieta adecuada es nutritiva y equilibrada, y a base de alimentos naturales. Mantiene el cuerpo ligero flexible y sosiega la mente, a la vez, confiere una gran resistencia a la enfermedad.

5.El pensamiento positivo y la meditación ayudan a hacer desaparecer los pensamientos negativos y a silenciar la mente, hasta trascender en la última instancia todos los pensamientos.