10 afirmaciones durante el embarazo

baby-1112334_1280

 

¡Ayy que te da la llorera y la preocupación durante el embarazo! Lloras a lágrima moco y baba; te pasas noches sin dormir pensando si tu bebé nacerá sano y completo; y estás asustada porque tu vida va a cambiar por completo…

Tranquila, no estás sola, la mayoría de las mujeres experimentan muchos cambios físicos y emocionales durante el embarazo y si a esto sumamos que sean primerizas, la preocupación por la buena salud del pequeño en camino puede traer inseguridades y emociones como el miedo. ¡Sonríe! Sólo el hecho da darte cuenta que no eres la única que le pasa es una razón para comenzar a tranquilizarse.

Los médicos recomiendan vivir un embarazo tranquilo, para que el bebé crezca en óptimas condiciones ya que las hormonas están ligadas a las emociones,  éstas entran al torrente sanguíneo y llegan al bebé por medio de el cordón umbilical, por lo que se transmiten directamente al bebé. Sin embargo en esta vida moderna y acelerada es imposible vivir sin preocupaciones, siempre existirán situaciones que pueden ir más allá de nuestro control. Esto no lo podemos controlar pero lo que si podemos es decidir qué actitud tomar ante este tipo de situaciones y elegir actividades que distraigan nuestro foco de atención hacia cosas que nos produzcan sensaciones más placenteras.

TU PUEDES TOMAR EL CONTROL DE TU EMBARAZO CON ACTITUD Y ENFOQUE.

No dejes que te gane el “dark side“. Enfócate en actividades que te hagan sentir mejor. Por ejemplo, realizar estiramientos y ejercicios de respiración te pueden ayudar enormemente para tranquilizarte y si además incluyes afirmaciones positivas para programarte y transmitir a tu bebé, podrás conseguir resultados sorprendentes.  Aquí tienes ejemplos de frases amorosas que seguro que tu bebé recibirá con cariño:

1.”Gracias por elegir compartir tu vida conmigo”.
2.”Eres un ser amado y saludable”.
3.”Tu padre y yo te amamos”.
4.”Estás creciendo en un lugar seguro”.
5.”Esperamos con amor tu llegada”.
6.”Te siento y te percibo como parte de mi”.
7.”Tu existencia nos hace muy felices”.
8.”Aunque en este momento me encuentre tensa, estás a salvo y protegido por mi amor”.
9.”Todo está bien”.
10.”Eres profundamente amado(a)”.

Puedes realizar respiraciones profundas y acariciar tu barriguita mientras las pronuncias, ya sea verbal o mentalmente. Los baños y la música de meditación y relajación, incluso las canciones de cuna, te ayudará a conectar más con tu bebé.

Gracias por leer =)

 

Anuncios

¿Si estoy embarazada puedo hacer Yoga?

embarazo2

EJERCICIO RELAJANTE DURANTE LA GESTACIÓN

Durante el embarazo la mujer sufre muchos cambios físicos y emocionales que a veces pueden resultar estresantes. Una actividad física con ejercicios suaves y fluidos pueden ser muy beneficiosos a nivel físico, mental y emocional para la embarazada y al feto. Las posturas de Yoga para embarazadas son excelentes para tonificar los músculos, sobre todo los de la zona pélvica y las caderas, lo que ayudará a que sea menos doloroso el parto. Además, este tipo de ejercicios, combinados con una correcta respiración, mejoran la circulación sanguínea y relajan el sistema nervioso.

Además de aportarte un descanso reparador, las posturas de Yoga te ayudarán a activar la circulación de pies y piernas, que se hinchan bastante con el embarazo; trabajar el equilibrio que pierdes al cambiar tu centro de gravedad; aliviar dolores de espalda, y crear espacio en tus costados para que puedas respirar mejor. Además los ejercicios de suelo pélvico suelen incluirse para fortalecer esta zona que suele debilitarse.

Algo muy importante que debes tomar en cuenta es que si nunca antes habías practicado Yoga y te encuentras en el primer trimestre de embarazo es mejor que preguntes a tu médico si puedes realizar esta actividad física.  Aunque el Yoga es una disciplina muy recomendada para embarazadas, algunas mujeres necesitan más tranquilidad los primeros meses de gestación para dar oportunidad a que el bebé se asiente.  Si este tu caso, aprovecha este tiempo para bajar el ritmo, relájate, haz ejercicios de respiración y medita.  Más adelante, durante el segundo trimestre podrás comenzar con una práctica más dinámica.