Importancia de los pies en tu práctica

 

¿Sabías que nuestros pies además de estar formados de nervios, músculos y ligamentos, cuentan con 26 pequeños huesos, que nos permiten mantenernos en movimiento, andar, amortiguar y mantener el equilibrio de nuestro cuerpo erguido?

Son una perfecta obra de arte.

Andar, no sólo implica poner un pie y después otro en el suelo, su movimiento repercute en nuestras rodillas, caderas, columna y cabeza, así que cualquier desequilibrio que se genere en ellos repercute en todas estas partes del cuerpo. Por esta razón es muy importante crear consciencia de nuestra pisada tanto en nuestro día a día como en nuestra práctica de Yoga.

Enraizando los pies en Yoga

Tal y como se construye un edificio desde los cimientos, en Yoga construimos nuestras asanas desde su base, y en este sentido los pies son los protagonistas. Cuando somos conscientes de su función nuestras posturas adquieren mayor estabilidad y fuerza.

En clase escuchamos en repetidas ocasiones la frase “activa tus pies” o “enraiza tus pies”, esta instrucción nos ayuda a llevar la consciencia a éstos para que mantengamos nuestra pisada estable, equilibrando el peso de nuestro cuerpo tanto en las almohadillas como en los talones, manteniendo los dedos de los pies bien estirados y en contacto con el suelo. Es como si los pies se sujetasen a la tierra tan firmemente que comenzara a salirles raíces, y junto con el centro de los talones encontraran camino para anclarnos y darnos estabilidad.

Consciencia en los pies y su efecto en todo el cuerpo por ejemplo en Tadasana

La postura más sencilla donde podemos experimentar mayor consciencia de este enraizamiento es Tadasana, (la montaña) ya que estando de pie con nuestro cuerpo erguido podemos cerrar los ojos y sentir como se va activando en efecto dominó una alineación casi perfecta.

Desde la actividad de los pies podemos sentir como los músculos en nuestras piernas toman cierto tono que nos permite alinear de forma armoniosa nuestras rodillas y caderas. Una vez colocado el tren inferior de nuestro cuerpo, la base de la columna se estabiliza y va creando espacio para que cada una de sus vértebras encuentren su sitio siguiendo sus curvas naturales hasta llegar a la coronilla. En cuestión de segundos estamos perfectamente alineados. ¿Parece magia no?

Esta sensación la podemos trasladar a todas las posturas de Yoga, pero donde sin duda disfrutaremos de sus beneficios en las posturas de equilibrio como Vrkasana, (el árbol) donde únicamente es uno de nuestros pies el que nos sujeta.

Cuida tus pies en el día a día

Para dar un cuidado completo a nuestros pies de forma consciente es importante pensar en ellos no solamente durante nuestra práctica sino también en nuestro día a día. Aquí tienes algunos consejos para mimarlos:

  • Evita utilizar tacones en lo absoluto. 
    El uso de tacones es perjudicial para la columna debido al gran desequilibrio del peso de nuestro cuerpo sobre las almohadillas, puede traernos dolor en rodillas y caderas, además de hiperlordosis. Si tu trabajo no te lo permite intenta no utilizarlos durante tiempo prolongado.
  • Observa la colocación de tus pies cuando estás sentado.
    Pasamos muchas horas sentados y no somos conscientes de que la postura repercute en nuestro cuerpo. Si colocamos el pie de frente alienando los tobillos con las rodillas tendremos una mejor base para mantener la columna erguida.
  • Camina descalzo.
    Movilizar los pies sin calzado ayuda a que la piel respire, los músculos de los pies se relajen y ganen el espacio que pierden con su uso prolongado.
  • Masajea tus pies con regularidad.
    Puedes colocar una pelota de tenis debajo de tu arco y con movimientos circulares comenzar a ir hacia las almohadillas de los pies, la cara interna y externa y los talones. Si notas alguna zona rígida quédate un 30 segundos empujando la pelota para suavizar el nudo.
  • Practica Yoga.
    Las posturas de Yoga nos ayudan a crear consciencia en nuestra pisada para abrir espacios, prestando atención a una alineación correcta y una práctica segura.

Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Yoga Center Madrid.

 

 

Taller de Yoga y Meditación

Captura de pantalla 2018-12-07 a las 14.39.44

Respiración, relajación, meditación

En este taller  trabajaremos posturas de  Yoga restaurativo para abrir nuestra caja torácica y movilizar el diafragma para llevar más oxígeno a nuestros pulmones y cerebro y aprender a relajarnos de forma consciente.

Veremos la relación entre relajación consciente y meditación y sus principios básicos para comenzar a meditar en casa.

Durante la sesión:

  • Hablaremos sobre los efectos que tiene una respiración de calidad en nuestro cuerpo en la vida cotidiana y en la práctica de Yoga.
  • Combinaremos ejercicios de Yoga de intensidad suave y respiración consciente para suavizar las tensiones de nuestro cuerpo, abrir la caja torácica y oxigenarnos.
  • Revisaremos elementos básicos de meditación que faciliten realizar esta práctica en casa.
  • Incluiremos una meditación guiada para encontrar calma y conectar con nuestras sensaciones.

Estos ejercicios te ayudarán a:

  • Ser consciente de tu respiración en tu práctica de yoga y en el día a a día.
  • Realizar una mejor apertura de la caja torácica.
  • Limpiar tus fosas nasales.
  • Oxigenar tu cerebro equilibrando ambos hemisferios.
  • Comenzar a meditar de una forma relajada.

¿A quién va dirigido? 

A practicantes de yoga que que buscan mejorar su práctica.
Para participar no es necesario tener experiencia previa en Yoga.

Duración:
3 horas.

Día: 15 de diciembre 2018

Hora: 10:30 a 13:30

Lugar: Kanika Yoga
              Calle del Dr. Fourquet, 17, 28012 Madrid

Precio:  30 €  por persona

Información: 693 460 469
info@kanikayoga.es

HALASANA


Después de vivir al máximo nuestra expresión como mujeres en el día de la mujer EL #8demarzo, quiero compartirte desde el punto de vista del yoga la manera de seguir manteniendo sanos nuestros puntos de expresión.

Según la tradición yóguica de la India, la garganta es el centro energético de donde emana la creatividad y la expresión de nuestra alma. Cuando no expresamos de forma correcta nuestras emociones, si nos dejamos guardadas nuestras opiniones y necesidades, esta zona entra en desequilibrio y tendemos a padecer enfermedades de la garganta, de la tiroides, tensión en la mandíbula y el cuello, o rigidez de hombros.

Para mejorar la circulación de la energía en esta zona, de acuerdo a esta tradición, es recomendable hacer ejercicios de respiración y posturas que suavicen nuestra garganta y estimulen la tiroides.

Una de las posturas que ayuda a estimular estos puntos es Halasna, “el arado”. Es una postura intensa por la presión que se hace sobre la gargana y cuello por lo que es muy importante mantener la respiración fluida. Si no llegas con los pies al suelo puedes recargarlos en un cojín o silla.

En este vídeo te explico cómo hacer esta postura.

 

 

HIPERLAXITUD

 

Existen muchos comentarios sobre la práctica del yoga en los que se dice que para realizarla hay que ser muy flexible y que no sirve para gente que no tiene elasticidad. La verdad es que esto es un mito, aunque es cierto que si tu cuerpo tiene elasticidad puede que se te facilite realizar algunas posturas, también es cierto que también se necesita de fuerza para hacer muchas otras. Debe de haber un equilibrio.

Las personas que no son flexibles tienen la oportunidad de trabajar con la práctica del Yoga su elasticidad y con el tiempo podrán observar resultados. Los que no tienen fuerza pero si mucha elasticidad, tienen la oportunidad de trabajar su fuerza.

En mi caso, soy una persona hiperlaxa. Desde que tengo uso de memoria nunca he tenido suficiente fuerza en mis brazos. 🏋️Siempre me ha suponido un esfuerzo extra hacer cualquier tipo de trabajo de fuerza por esta razón; en mis épocas de gimnasio me desesperaba porque me dolían los codos siempre que intentaba hacer pesas o cualquier ejercicio de fuerza; ¡Ufff! ¿qué decir de las flexiones? para mi era impensable ponerme como una jabata a mirar el suelo y contar más de 1; cuando cogía una pesa se escuchaba un terrorífico “clank” que hacía brotar en mi la urgencia de abortar la misión.

 


🤸Cuando comencé a practicar yoga, me sentí muy bien de poder hacer ejercicio, pero me pasaba lo mismo con las posturas invertidas o donde había que utilizar la fuerza. ¡Qué dolor! Así que yo sólo miraba sin que nadie me dijera nada de lo que me pasaba. Pensaba que había nacido rara y que nunca iba a tener fuerza en los brazos.


😁Fue hasta que llegué a Madrid cuando por fin me enteré que era hiperlaxa y que tenía que tener un cuidado especial con mis articulaciones. Mis profesores de la formación de instructores de Yoga de Yoga Center Madrid me explicaron lo que me pasaba y me aconsejaron cómo trabajarlo.


👉Los hiperlaxos tenemos un rango de movimiento más amplio que el resto de la gente, lo que nos da una elasticidad envidiable pero también se convierte en un blanco fácil para lesiones. Por eso, en el caso de los brazos, es necesario poner mucha conciencia en la colocación correcta de los codos, para activar los músculos y trabajar la fuerza.💪

 

💪 Sólo la fuerza de nuestros músculos nos puede ayudar a detener ese rango de movimiento tan grande.Yo antes intentaba trabajar la fuerza sin alinear correctamente mis brazos y era imposible hacer ningún trabajo de tonificaión. Poner conciencia en una correcta alineación de hombro, codo y muñeca y activar mi mini músculo me ha cambiado la vida. Cual bebé aprendiendo a caminar, comienzo a tener fuerza en mis brazos, lentamente pero seguro, e intento transmitir a mis alumnas hiperlaxas la importancia de cuidar sus articulaciones en su práctica.

 

GuardarGuardar